VERANO

14 mayo 2017

El olvidado Montesquieu

¿Hay algo en el sistema institucional español que no esté corrompido? Con seguridad, muy poco. La corrupción no es una anomalía del poder. Es uno de sus constituyentes materiales.

Montesquieu lo explica en un axioma brillante: "Para que no se pueda abusar del poder, es necesario que, por la disposición de las cosas, el poder contrarreste al poder".

Algo falló en la configuración de la democracia española. No era extraño, viniendo de una larga dictadura.
Bastante fue que España acabase por entrar en una razonable normalidad europea. Pero algo falló. Y sigue fallando. Falló eso que Montesquieu cifra en la escueta fórmula "por la disposición de las cosas".

La corrección del abuso de poder no puede ser dejada al buen criterio de un individuo o de un grupo de individuos, que son parte del mismo poder cuya necrosis se les encomienda vigilar. El contrapeso de poderes, que Montesquieu busca diseñar, sólo será eficiente si es un puro automatismo de la máquina a la cual llamamos Estado.
Y ese automatismo exige que aquellos sobre quienes recae la facultad de aplicar las leyes sean herméticamente independientes de legisladores y de gobernantes. De no suceder así, la función judicial será una delegación del poder político.

ALBIAC


19 comentarios:

  1. Aquí no hay, aunque lo hubo al inicio de la Transición, "poder que contrarreste al poder". Y la causa está en que los fiscales y jueces en vez de ser nombrados por entre ellos mismo, son designados por el Partido que más diputados tiene. Es decir el que gobierna. Con lo que el Poder Judicial es un monaguillo del Ejecutivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ERNESTO.
      Sí, hay ausencia de independencia de los Poderes públicos por causa de la dependencia del Judicial. Antes, al igual que siempre los colegios profesionales de abogados, médicos, ingenieros, arquitectos, etc., loa órganos de gobierno del Poder Judicial los elegian por votación los propios integrantes de la Carrera.

      Eliminar
  2. Este desastre proviene del Felipe Gonzalez a instancias de Alfonso Guerra.
    Hasta en el franquismo eran los propios jueces y fiscales quienes se designaban para los más altos cargos del Supremo y del Consejo General del Poder judicial. Y lo mismo hacían los fiscales.

    Pero nadie ha querido, tras Gonzalez, remediar este desaguisado. Por eso los que gobiernan casi siempre viven en plena corrupción de todo tipo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JORGE
      A Felipe Gonzalez le molestaba que no tuviera el control de los ropones y modificó la Ley, ley que ya era vigente con el Invicto, en favor suyo. Y los sucesivos jefes del Ejecutivo nunca lo han vuelto a poner como es debido por interés particular.

      Eliminar
  3. Ese Consejo General del Poder Judicial formado por diputados que ni siquiera en su mayoría saben de Derecho, y que han sido designados por los votos mayoritarios del Parlamento, es el que decide quienes van a juzgar a quienes, qué juez es prevaricador o no, y cual será el que presida el Tribunal Supremo.

    Con este sistema siempre duermen tranquilos los que controlan el Poder Ejecutivo. Es una continuación de las impunidades del absolutismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON FLORECIO.
      Sí, ese Consejo General del Poder Judicial está formado por diputados y muchos de ellos ni saben lo que es la carrera judicial. Y ahí también hincan sus garras para que se juzgue según y conforme de quien se trate.

      Eliminar
  4. En USA a los miembros del Tribunal Supremo los designa el Presidente del ejecutivo pero con la gran diferencia de que cada miembro es VITALICIO y de que de una vacante a otra pueden pasar sucesivos presidentes de los dos partidos. O sea que nunca ningún Partido ganador puede garantizar una mayoría de miembros a favor.

    La Corte posee la facultad de revisión judicial y la facultad de declarar inconstitucionales leyes federales o estatales y actos de los poderes ejecutivos federal y estatales. Sus decisiones no pueden ser apeladas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON LUIS.
      Ha resultado ser un buen sistema y funciona muy bien. Teniendo en cuenta que son vitalicios e inamoviblles, son los "gansos sagrados" del país.

      Eliminar
  5. Una de las primeras decisiones de Trump como presidente será el nombramiento del sustituto del juez Antonin Scalia, fallecido el pasado mes de febrero. Así se apagó la última posibilidad de los demócratas para equilibrar la balanza entre jueces conservadores y progresistas.
    Los jueces Ruth Bader Ginsburg y Stephen Breyer, con 83 y 78 años respectivamente, podrían retirarse durante su primer mandato. Ambos son considerados progresistas, ambos fueron nombrados por demócratas y ambos serían sustituidos por un conservador a elección de Trump.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA PAOLA.
      Hasta en eso tiene suerte el Trump : le toca a él designar a tres jueces conservadores. Con lo que equilibra a aquel Tribunal progresista que en tiempos demócratas logró colar leyes a favor del aborto y de los maricones.

      Eliminar
  6. Aún se salva la policía y funcionarios básicos en este país. Cuando anden todos los finales de mes a la captura de la "mordida"...entonces ya está al completo el enmierdamiento del Estado que la clase política se ha encargado bien en crear..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JUAN CARLOS.
      De momento, a pesar de los muchos casos de "guardiasibiles" vendidos a narcotraficantes, tal como comentas la Policia y la Guardia Civil son una garantía bastante respetable. En donde sí lo son de respeto es en Francia con una Gendarmerie que es enviadiable.

      Eliminar
  7. Si el contrapoder viene del propio poder, mal andamos. Si la antítesis viene de la propia tesis, mala síntesis tendremos, que diría el bueno de Hegel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ULTIMO
      El silogismo de Hegel aquí falla desde la primera premisa y así es cómo estamos en un país de sofistas.

      Eliminar
  8. Esto esta claro, sin división de poderes, es imposible exista una justicia digna de tal nombre.
    Pero es que incluso entre la gente normal, de la calle, el concepto básico de democracia se ha corrompido. ¿A cuantos conocemos todos que nos dicen que "la democracia es hacer caso a lo que la gente vote"?, lo dicen en el sentido de que se puede votar cualquier cosa, y que se debe cumplir. Como!, ¿y las leyes?, ¿y el estado de derecho que debe cerciorarse dichas votaciones sean legales y que lo votado no vulnere otras leyes o derechos fundamentales?. Pues hasta esto cuesta entender, parece ser, en estos tiempos de burricie sin fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      La base social o ciudadanía sigue sin haberse enterado de lo que significa "democracia" ya que como bien lo dices no se puede admitir la votación de algo que a priori es ilegal e incluso ilegítimo.
      Una vez en una terraza de bar, hace cosa de un año, oí una conversación entre tres prebostes de Podemos y el más ilustrado decía :"A nosotros no nos conviene la "democracia" porque entorpece nuestros objetivos". Y los otros asentían.
      Siguen, muchos, con mentalidad de que entre lo que decidan unos pocos lo demás deben de acatarlo, exactamente a como pensaba Fernando VII o Felipe II.
      Por eso aprueban en muchos ayuntamientos propuestas que afectan al común y que no benefician más que a unos pocos.

      Y sospecho que hay una gran cantidad de votantes que ignoran cual es el objetivo de una Constitución.

      Eliminar
  9. Salvo honrosas excepciones, al menos en España, tradicionalmente los jueces estuvieron con el poderoso, los demás eran (somos) presuntos delincuentes per se.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE
      Una verdad como toda la catedral de Santiago.
      Para los ropones "semos todos" como para la "guardisibil" son los gitanos.

      Eliminar